Media Center

El conductor de autobús Joe, y la pasajera de autobús Jane, sufren las consecuencias del plan fiscal de Trump

“En nombre de Joe el conductor de autobús, y Jane, la pasajera del autobús, condenamos la aprobación por parte del Congreso del plan fiscal republicano. La apropiación de dinero más escandalosa en la historia de nuestro país que destruirá lo que queda de la clase media estadounidense”, dijo el presidente internacional Larry Hanley.

La Oficina de Presupuesto del Congreso informa que para 2027, las personas que ganen entre $40,000 y $50,000 pagarán un total combinado de $5.300 millones más en impuestos. Mientras tanto, las personas ricas que ganan un millón de dólares o más obtendrían un recorte de impuestos combinado de $5.8 mil millones.


$1.5 billones agregados al déficit federal

Para colmo de males, a través de esta legislación obscena, Estados Unidos se endeudará aún más, sumando $1.5 billones al déficit federal en 10 años.

“Estados Unidos es el país más rico de la historia, pero no podemos pagar nuestras deudas. Debemos 20 billones de dólares y ahora el Congreso agregará más de un billón de dólares para darles a las personas con cortinas de oro dinero que ni siquiera necesitan”, continuó Hanley. “Mientras que personas de la clase trabajadora como Joe y Jane son olvidadas”.

Esta legislación también limitará los impuestos estatales y locales e impuestos a la propiedad combinados de Joe a $10,000, por lo que le será más difícil llegar a fin de mes y ahorrar para la universidad de sus hijos. Joe ha conducido un autobús durante 10 años y deberá retirarse pronto debido a problemas crónicos de espalda y riñones. Necesitará cuidados médicos continuos y costosos por el resto de su vida. Pero según el nuevo proyecto de ley, Joe no podrá deducir gastos médicos no reembolsados que superen el 10% de su ingreso bruto ajustado. 

Como resultado, Joe también acabará pagando miles de dólares en impuestos federales sobre la renta adicionales. Puede perder su casa después de agotar sus ahorros de jubilación.

Y a Jane, que depende del transporte público todos los días para trasladarse a su trabajo en la tienda de comestibles, no le va a ir mucho mejor. La ley actual le proporciona un beneficio fiscal por utilizar el transporte público para trasladarse al trabajo. Según esta legislación, los empleadores que subvencionan el transporte ya no pueden descontar esas subvenciones a efectos del impuesto de sociedades. Por lo que es muy probable que el jefe de Jane se retire del programa. Puede que Jane tenga que caminar las cinco millas hasta su trabajo si no organiza una exención de nómina antes de impuestos por transporte con su empleador.


13 millones perderán su seguro de salud

Para colmo de males, el proyecto de ley exige la derogación del mandato de la Ley de Cuidado de Salud Asequible para que la mayoría de las personas tengan seguro de salud. Esto dejaría a 13 millones de personas sin seguro e incrementaría las primas para muchos otros que ya están luchando para pagar su cobertura.

“En lugar de avanzar hacia la universalización del cuidado de salud, se están moviendo para universalizar la pobreza médica”, afirmó Hanley. “Y puedes apostar a que luego vendrán a por Medicare y Medicaid”.

Mientras tanto, las empresas estadounidenses y el 1% están alentando este proyecto de ley. Se volverán aún más ricos a través de recortes de impuestos corporativos masivos y permanentes, convirtiendo a los millonarios en multimillonarios mientras se olvidan del resto de los Estados Unidos.


El transporte público también pierde 

“¿Dónde va a encontrar el Congreso los ingresos necesarios para financiar el evasivo paquete de infraestructura de un billón de dólares que casi todos en Washington pensaron que era una buena idea?”, preguntó Hanley. “No será del Highway Trust Fund (HTF) que no se trata en esta legislación. Eso no es bueno para Joe, Jane o cualquier otro estadounidense que viaje todos los días en nuestros ruinosos caminos, puentes o sistemas de transporte”.