Media Center

Ideas, el respeto nos hace uno en propósito

Esta es una historia interesante sobre la construcción en 1848 del puente colgante que cruza el Rio Niágara, justo al lado de las Cataratas del Niagara. Fue el primer puente para unir Canadá y USA sobre las cataratas.

Los ingenieros sabían que para que ellos construyeran el puente colgante, tenían que encontrar una manera de extender un cable de acero enorme a través del abismo. Pero el agua era traicionera. No podían hacerlo con un barco. Esto era en 1848, así que no podían hacerlo por avión tampoco. ¿Cómo podían colocar este enorme cable por encima del rio?

Según cuenta la historia, un niño de 10 años resolvió su problema. Los ingenieros habían oído que el chico pequeño de la zona era muy bueno hacienda volar cometas, y le pusieron a hacer volar una cometa con un fuerte filamento delgado, un hilo realmente.

El muchacho era tan bueno volando cometas que era capaz de ponerse en un lado, hacer volar la cometa realmente alta, y después dirigir la cometa para que aterrizara en el otro lado en donde los ingenieros estaban esperando.

Una vez que tuvieron la cometa, tuvieron el hilo cruzando por encima del agua. Después ataron una cuerda al hilo y tiraron de ella haciéndola cruzar.


Más fuerte y más fuerte

Entonces las cuerdas se hicieron más fuertes y más fuertes. Después enviaron por encima del rio el primer cable de acero, una delgado – después uno más fuerte, y otro más fuerte – hasta que fueron capaces de extender el cable de soporte a través del agua. Una vez que ese cable estuvo al otro lado, ellos pudieron empezar a construir el puente.

Entonces, ¿qué fue más importante: el cable de acero fuerte, o la cuerda delgada?

Quizás el más fuerte hizo el trabajo pesado, pero esa cuerda delgada fue tan importante como cada una de las otras cuerdas, sogas o cable.

Con demasiada frecuencia, especialmente durante negociaciones difíciles de contratos, nos encontramos con que hay gran cantidad de disputas y luchas internas y divisiones entre los oficiales y divisiones entre los miembros, en lugar de centrarse en proteger todos nuestros sueldos y beneficios.


Dialogo

Dentro de nuestros locales podemos tener debates constructivos sobre nuestras diferencias. Sin embargo tenemos que dejar a un lado todas nuestras disputas y diferencias internas que no son constructivas. Somos tan fuertes como nuestros eslabones más débiles.

Los líderes locales tienen también que escuchar a todos los miembros. En parte, es el diálogo de las ideas diferentes y el respeto mostrado del uno hacia el otro lo que nos hace uno en propósito. Nuestros predecesores fueron capaces de hacerlo así.

Juntos, parecido a un muchacho, su cometa y los ingenieros, ellos tejieron juntos sus ideas y crearon el sindicato ATU y pavimentaron un camino para los beneficios de los que todos disfrutamos hoy en día.

Visite www.atu.org para obtener más información sobre las últimas novedades de ATU.