Media Center

Depende de nosotros

Los intereses corporativos están enviando un mensaje muy claro a los sindicatos en los Estados Unidos y Canadá, lo que significaría un retroceso en la legislación laboral de cien años o más:

  • No importa si se ganan unas elecciones nacionales.
  • Combatiremos contra ustedes en los estados. Combatiremos contra ustedes en las provincias. Combatiremos contra ustedes en los tribunales. 
  • Utilizaremos nuestras arcas de guerra corporativa para comprar nuestro paso a los tribunales estatales y provinciales y las legislaturas.

         Vamos a poner a la opinión pública en contra de ustedes.  Haremos que se peleen entre sí. 

  • Vamos a utilizar la ignorancia del público sobre nuestras actividades, y las actividades de los sindicatos, para aprobar leyes que coloquen al sindicalismo en una situación de impotencia ante nosotros.
  • · Vamos a eliminar la atención de la salud paga, días de ausencia por enfermedad pagos, vacaciones pagas y pensiones
  • Vamos a eliminar Obamacare, Medicare, Medicaid y cualquier tipo de ayuda pública para poder pagar impuestos aún más bajos.
  •  Vamos a obligar a los trabajadores a retroceder a las filas de los trabajadores pobres, en las que estuvieron en los años 1800.
  • · Ese es el camino a (nuestra) la prosperidad.

 

Amplia evidencia             

Tenemos muchas pruebas de que la campaña para destruir a los sindicatos sigue en pie a pesar de la victoria del partido demócrata en las recientes elecciones.

Más adelante en este ejemplar, podrán leer acerca de la forma en que están tratando de privar el ejercicio de los derechos a la negociación colectiva y protección laboral a nuestro local más grande de la ciudad de Nueva York, el local 1181. Leerán acerca de cómo están conspirando para privar el ejercicio de los derechos a la negociación colectiva a los trabajadores del servicio público en Canadá.

Y al momento de recibir esta revista, estarán leyendo acerca de cómo una vez más en el congreso los republicanos están intentando impulsar a la nación a otro abismo fiscal, con el fin de beneficiarse del sacrificio de los trabajadores.

Hermanas y hermanos, no hay límite hasta donde puedan llegar los intereses corporativos de Canadá y EE.UU. para lograr obtener menores costos y mayores ganancias.

 

Carne de cañón

Y nosotros, los trabajadores, somos simplemente el combustible fungible que usan para enriquecerse - carne de cañón fácilmente sustituible por la máquina corporativa.

Hay quien diría que esto es una exageración, que el escenario anterior nunca podría volverse a presentar. Quisiera pedirles a todos que visiten las operaciones no sindicalizados a cargo de los proveedores de transporte en nuestros países y vean como es el empleo en esas propiedades.  

Dense cuenta que es ahí donde ellos quieren que estemos, y si no hacemos algo ahora, ahí es donde vamos a estar todos.

Sin embargo, sepan que aunque ellos tengan dinero, nosotros tenemos miembros y muchas más voces de las que ellos tienen.  Y, si afrontamos esto juntos y nos rehusamos a dejar que esto suceda, no podrán negarnos.

En los próximos meses los funcionarios ejecutivos y la Junta General Ejecutiva esbozarán un plan de acción para luchar contra aquellos que nos quieren obligar a remontarnos  al siglo XIX.

Haber elegido líderes que no nos causaran perjuicios intencionalmente fue el primer paso.  El resto depende de nosotros.