Media Center

Voluntarios: el motor esencial del éxito local a nivel nacional

En este momento, mientras lee este artículo, su sindicato está trabajando para usted. Sus funcionarios y sus representantes sindicales locales se están asegurando de que su gerencia respete su contrato. Sus directivos internacionales trabajan duro para promover sus intereses en todo Canadá y Estados Unidos. Realizan trabajo sindical a diario.

Pero cuando sus líderes locales necesitan que se haga algo, frecuentemente recurren a un grupo de personas en su sindicato con el cual saben que pueden contar para colaborar en lo que esté a su alcance.

Estos voluntarios de ATU que no son remunerados ni promovidos, están presentes en reuniones políticas y manifestaciones. Reparten folletos durante la hora pico, mantienen la línea de piquete en movimiento durante una huelga, golpean puertas y hacen mercadeo político durante una campaña electoral, y participan en reuniones sindicales: se los convoca y están allí. Colectivamente, se transforman en un motor de progreso esencial para el éxito de los sindicatos locales y del sindicato internacional.


No recibí el memorando


La conductora de autobús, Glenda Akins, 192-Oakland, CA, es una de esas voluntarias.  De acuerdo con la presidente del local 192, Yvonne Williams: “¡Glenda Akins es una mujer muy decidida! …Si le pides que esté en algún lado, te dirá: “Te estoy esperando, ¿por qué tardas tanto?”.

Todos los voluntarios de ATU parecen compartir una visión enérgica, alegre y optimista de la vida que se rehúsa a rendirse ante cualquier cinismo de lo que se puede lograr.  No solo creen: saben que pueden hacer la diferencia.

Tomemos, por ejemplo, al conductor de tránsito Mark Beeching, 1724-Vancouver, BC. “Hace siete años”, cuenta el presidente de local 1724, Timothy Johnson, “su empleador estaba a punto de perder su contrato de servicios debido a un error presupuestario. Mark, con la ayuda de otros colegas, personas mayores y la comunidad de personas discapacitadas, logró convencer a nuestra autoridad de tránsito que reconsiderara la contratación del otro proveedor”.

Veamos también el caso de Nathaniel Arnold, de local 192, quien según Williams es “un defensor sindical y un activista de la comunidad que se involucra apasionadamente en el proceso político. Su compromiso con los grupos de defensa del transporte ha ayudado a aumentar las asignaciones locales de fondos para proteger el servicio de autobuses en el condado”.

Estas son las personas que parecen no haber recibido el memorando que establece que una persona no puede hacer diferencia. Siguen adelante de todos modos: ¡y triunfan!


¿Por qué ser voluntario?


¿Qué motiva a estas personas?

El conductor de ómnibus Michael Barnes, 689-Washington, DC, ha hablado a favor del tránsito y la mano de obra en audiencias públicas, ha hecho piquetes en apoyo a los miembros en huelga en Richmond, VA, y ha actuado como delegado en la Convención Internacional 2010. Su motivación proviene del conocimiento de los sacrificios de quienes vinieron antes que él.

“Es mi obligación”, manifiesta, “porque la miembros sindicales que nos precedieron crearon la clase media. Mucha gente murió para que yo tuviera un buen trabajo”.

Beeching de Vancouver lleva esa convicción un poco más lejos y dice: “No es mi obligación ayudar a las personas con quienes trabajo sino mi privilegio”.

De igual manera, Akins cuenta: “Trabajo como voluntario para el local porque sé lo que es sobrevivir con un salario mínimo y sin cobertura médica; y para mí salir y luchar con otros colegas del sindicato es un placer. Por lo tanto, pregunto qué puedo hacer por el sindicato local y no qué puede hacer el sindicato por mí”.

Beeching hace una buena caracterización del espíritu de los voluntarios y dice: “Es un honor trabajar para la gente dedicada que proporciona nuestro servicio y junto con ella”.

El voluntariado puede ayudar a crear coaliciones necesarias para que las ideas de progreso sean escuchadas.

Arnold de Oakland ofrece su tiempo para establecer relaciones con organizaciones comunitarias, políticos, el clero y otros aliados que ayudarán a que su sindicato local obtenga un contrato equitativo y justo. Arnold cree que el poder del sindicato local proviene del público así que necesita mostrarles que se preocupan por lo que ellos consideran importante.

Explica, “Podemos abrazar nuestra diversidad, sacar fuerza de ella y prosperar juntos, o podemos enfocarnos en nuestras diferencias y tratar de restringir el acceso y limitar la prosperidad para nosotros,perpetuando el 1% que  aumenta sus riquezas mientras que el resto sigue luchando por los restos”.


El conocimiento de la historia sindical motiva a los voluntarios


Un sentido de historia domina muchos de los debates sobre el voluntariado.

El conductor de ómnibus Lawrence Cole, 689-Washington, DC, dedica su tiempo, entre otras cosas, a mantener el orden en el sindicato local. Viajó a Ohio recientemente a golpear puertas en una iniciativa exitosa para acabar con el proyecto de ley 5 contra los sindicatos, y ha asistido a todas las marchas laborales recientes en Washington, DC.

Él, que dedica su tiempo como voluntario, manifiesta: “Debo hacerlo. Es un deber”. Cole sabe que los miembros del sindicato que estuvieron antes que él abrieron las puertas de su empleo. Y quiere “mantener las puertas abiertas para aquellos que vienen detrás. Quiero que la gente pueda decir que Lawrence Cole representó algo y que hizo la diferencia”.

El conductor de ómnibus se maravilla de los empleados que “realmente creen que sus salarios y beneficios son las cosas que simplemente obtienen y no el resultado de duras peleas con los empleadores”. Invita a sus compañeros de trabajo a “involucrarse”. Y cuando lo hacen, él cuenta:  “Sus ojos se abren. Empiezan a ver todo lo que el sindicato hace por ellos.”

Barnes está de acuerdo y dice: “La gente no conoce la historia de los sindicatos. No saben que es un movimiento. Damos por sentado a nuestro trabajo y al sindicato, pero hay que entender el esfuerzo que significó para el sindicato ocupar su lugar actual y lo que le cuesta permanecer allí”.

“Los sindicatos”, dice, “les dan a los trabajadores la oportunidad de hablar. Asistan a las reuniones. No dejen que nadie hable por ustedes”.


Fuentes de información correcta


Uno de los sorprendentes roles de los voluntarios es simplemente transmitir información correcta.

Barnes dice que falta “gente que transmita información” de una generación sindical a otra.

La conductora de ómnibus Denita Tyler, 689-Washington, DC: “informa a la gente cuáles son sus derechos y que peleamos por las minorías”.

Tyler participa con regularidad en reuniones políticas y protestas, trabaja en la parte administrativa del sindicato y colabora con “todo lo que sea necesario”. Dice que es voluntaria “para ayudar a la gente a que vea que se hace justicia”.

Tyler piensa que mucha gente "no se da cuenta de que puede hacer la diferencia...  Le digo a la gente que para ver cambios y hacer la diferencia debe involucrarse.”

Varios voluntarios que hablaron con In Transit concordaron en que algunos empleados no entienden que su sindicato local negocia un nuevo contrato para ellos cada tres años.

“Escucho que la gente se queja”, dice Tyler, “pero no saben que podemos negociar el cambio.”


“El Sindicato somos nosotros”


El conductor de ómnibus Aaron Brooks, 689-Washington, DC, ha participado en marchas en Washington, y trata de asistir a todas las reuniones sindicales. Se convirtió en un creyente en el movimiento sindical después de haber trabajado en una empresa no sindicalizada en el sur y pasarse a un trabajo sindicalizado.

“Cuando las personas dicen que las cosas están mal,” dice Brooks; “les digo que necesitan conocer las reglas de ambas partes”.

“El Sindicato somos nosotros, no solo la gente que elegimos, y hay cosas que deben hacerse”.

“Veo a muchas personas que están aquí solo por el trabajo, solo por el sueldo”, dice, “hasta que precisan que el sindicato los respalde.”

Después  de haber trabajado en un rubro no sindicalizada, Brooks entiende que en los rubros no sindicalizados se puede “hacer  lo que se quiere. Pero con el sindicato hay pasos y procedimientos”.


Una visión más amplia


Los voluntarios también comparten una visión más amplia de lo que hacen, que va más allá de hacer más dinero y obtener más beneficios.

“Estoy convencido”, dice Beeching, “de que el sindicato es más que una organización. El tiempo que pasamos protege a los que nos siguen, así como a los que trabajamos y nos preocupamos ahora... En nuestro papel de empleados del sindicato de HandyDART (paratránsito), estamos en una posición única: ofrecemos un servicio para las personas que tienen la voz más débil en la sociedad. Las conexiones que hacemos en nuestra carrera nos impulsan aun más a proteger a nuestros clientes; ellos también son familia”.


¡ATU lo necesita!


ATU necesita más voluntarios como los que describimos antes. Con las inminentes elecciones presidenciales y del congreso de EE. UU, el presidente internacional, Larry Hanley, ha comenzado a hacer campaña para reclutar una cantidad sin precedentes de miembros de ATU que donarán su tiempo para apoyar a los candidatos simpatizantes de los sindicatos de trabajo y de tránsito. Pero esta campaña es sobre algo más que la elección venidera: se trata de luchar por los derechos y la dignidad de nuestros miembros, del movimiento laborista y de las familias trabajadoras para hoy y para mañana.

¿Quiere ser uno de nuestros voluntarios? Puede obtener más información en www.atu.org o comuníquese con su sindicato local hoy.