Media Center

Moncton es la última ciudad en adoptar el cierre patronal como táctica para la presión

¿Terminará algún día? En el momento de publicación de In Transit,  los miembros del sindicato local 1290 de Moncton, Nuevo Brunswick, comenzaban la séptima semana del cierre patronal que se inició el 27 de junio. Codiac Transpo interrumpió la labor de sus empleados de acuerdo a las instrucciones del consejo de la ciudad, cuyos miembros afirman que lo hicieron para que las dos partes regresaran a la mesa de negociaciones.

El cierre patronal fue la última acción adoptada por los administradores de Codiac quienes han venido reduciendo el servicio, porque según ellos, la agencia no tiene el personal suficiente para cubrir los turnos. La reducción en el servicio ha recortado el número de horas trabajadas por los miembros del sindicato local 1290.

 

Los cierres patronales, la última táctica antisindical

A pesar de que la economía canadiense va bien, los cierres patronales se han convertido en una táctica cada vez más frecuente utilizada por las agencias de transporte para presionar a los sindicatos locales que tratan de negociar contratos justos.

Hace un año se reanudaron las negociaciones entre el sindicato local 615 and Saskatoon Transit de la provincia de Saskatchewan, después de que el sindicato suspendiera una demanda laboral y la agencia cedió a sus planes de un cierre patronal.

Acadian Lines tuvo a 59 miembros del sindicato local 1229 bajo un cierre patronal durante cinco meses hasta que las partes celebraron un contrato en inmediaciones St. John’s, NB.

En enero, se evitó la amenaza de cierre patronal, cuando el sindicato local 107 y the Hamilton Street Railway de la provincia de Ontario, llegaron a un acuerdo.

Entre tanto, en Moncton, el sindicato local 1290 y Codiac Transpo regresaron a la mesa de negociaciones con un mediador el 8 de Julio, sólo para romper las negociaciones al día siguiente.

 

Mala fe  

El presidente del sindicato local, George Turple dice que la ciudad ofreció mucho menos que antes, lo que refuerza la queja del consejo del trabajo del sindicato que acusaba a la ciudad de haber negociado de mala fe.

El sindicato local incluso ha ido más allá y ha ofrecido someterse a la decisión vinculante arbitral de un tercero, pero la ciudad no está de acuerdo en dejar más de 7.000 usuarios sin transporte.

El cierre patronal de Moncton tiene un efecto particularmente negativo en las personas mayores, obligándolas a cancelar sus citas médicas e incluso dejar de hacer sus compras de comestibles.  

Sin embargo, hasta ahora, su difícil situación y las dificultades de los demás usuarios no han sido suficientes para lograr que Moncton llegue a un acuerdo con sus empleados.