Media Center

Usted no está solo

Me ha costado encontrar las palabras para expresar adecuadamente mi aprecio y mi preocupación por ustedes, nuestros héroes de ATU, que brindan transporte esencial en los Estados Unidos y Canadá.

También es difícil encontrar las palabras para expresar mi enojo por los asesinatos recientes de George Floyd, Ahmaud Arbery y Breanna Taylor y las innumerables otras familias que han perdido seres queridos a manos de la brutalidad y el racismo policiales.

Sin embargo, intentaré expresar los sentimientos que vienen directamente de mi corazón.

Uno de los problemas de este momento increíblemente difícil es que la justa ira por estas muertes injustas está ocurriendo mientras aún enfrentamos el peligro que representa la pandemia de Coronavirus.

Casi todos los días del mes pasado, llamé a un presidente local para ofrecerle las condolencias del Sindicato Internacional por un miembro perdido a causa del Covid-19. Lamentablemente, a fecha de este escrito, he hecho más de 50 llamadas telefónicas.

No debemos olvidar a nuestros héroes caídos. Encontrará un inserto conmemorativo especial “Recordando a nuestros caídos” en esta revista, que también será actualizada continuamente en atu.org. 

 

‘No puedo respirar’

Al igual que usted, me indignó el asesinato de George Floyd, quien suplicó: “No puedo respirar”, mientras lo asesinaban.

Me enfermó escuchar esas palabras demasiado familiares, pronunciadas por primera vez por Eric Garner, otro afroamericano que fue asfixiado de manera similar durante un arresto en 2014 por un oficial de policía blanco
de Nueva York. No se olvidan fácilmente esos sonidos desgarradores que hacen eco de los gritos de las personas de color que soportan este tipo de injusticia todos los días.

Este comportamiento atroz debe parar.

 

ATU no será utilizado para intimidar a los manifestantes

Es más, así como nuestros operadores tienen el derecho de rechazar el trabajo que consideran inseguro, también nuestros conductores tienen el derecho de rechazar el peligroso deber de transportar a la policía a las protestas y a los manifestantes arrestados fuera de estas comunidades, comunidades donde viven muchos de nuestros conductores. Este es un mal uso del transporte público.

Tenemos todo el respeto del mundo por nuestros compañeras y compañeros sindicales que forman parte de nuestras fuerzas policiales estadounidenses, pero no seremos utilizados como una herramienta para intimidar a las personas que se manifiestan por una razón justa.  

 

La “Campaña de servicio seguro” de ATU

Quiero que sepa que usted no está solo. Hemos lanzado la “Campaña de servicio seguro” de ATU, que exige protecciones contra el coronavirus y un empleo continuo para nuestros miembros.

Como este virus no respeta fronteras, nuestros locales estadounidenses y canadienses se han unido más que nunca en este esfuerzo. También estamos luchando hombro con hombro con el Sindicato de Trabajadores del Transporte (TWU) para proteger a nuestros miembros y al público que viaja como pasajero.

 

Solidaridad

Como ha escuchado tan a menudo, “estamos todos juntos en esto”. Para los miembros del sindicato, esa es solo otra forma de expresar “solidaridad”. La solidaridad nos sostiene en las buenas y en las malas, y si vale para algo, tiene que valer para algo en este momento.

Mantenernos bien informados es una forma de vencer esto. Por lo tanto, preste atención a las comunicaciones de su local; suscríbase al boletín por email gratuito de ATU, el Dispatch; y visite regularmente nuestro sitio web, atu.org.


Manténgase a salvo

La primera oleada de gripe española llegó a Norteamérica en marzo de 1918. La enfermedad pareció desaparecer durante el verano, por lo que la gente dejó de tomar precauciones. Pero llegó una segunda oleada más virulenta desde septiembre hasta noviembre de 1918, y finalmente mató a más de 700,000 estadounidenses y canadienses, incluidos muchos miembros de ATU.

Rezamos para que este virus no actúe como la gripe española. Pero tiene mucho sentido ser cautelosos.

Por lo tanto, no se confíe demasiado. Observe todas las precauciones de seguridad que recomiendan los profesionales de la salud, y saldremos de esto con más fuerza que nunca.