Media Center

Ley de Enmienda de los Derechos de Voto del 2014 es necesaria para preservar el derecho a votar.

Ha habido siempre una conexión entre el movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos y los autobuses.

En 1955, el desafío por parte de Rosa Parks contra las leyes que exigían que los afroamericanos se sentaran en la parte de atrás de los autobuses, ayudó a poner en marcha el movimiento de los derechos civiles.

En 1961, los Pasajeros de la Libertad (Freedom Riders) arriesgaron sus vidas montando en autobuses interurbanos que cruzaban entre estados segregacionistas, yendo sentados en lugares mezclados racialmente, y entrando juntos en las estaciones de autobuses para mover hacia delante la agenda de los derechos civiles.

En 1963, los autobuses trajeron a miles de personas al Memorial de Lincoln en Washington, DC, para escuchar cómo el Dr. Martin Luther King Jr., pronunciaba su discurso “Tengo un Sueño” (“I Have a Dream”).


Aprobar el derecho a votar

Después de años de lucha, el Congreso aprobó la Ley de Derechos de Voto de 1965 – una ley que prohibía la discriminación en el voto, una de los logros distintivos de esa era.

Desde aquella época, los votantes afroamericanos han ido a las urnas, y los afroamericanos han sido elegidos para cargos públicos – incluyendo el cargo público más alto de la nación. Y al ejercitar su derecho básico se ha progresado mucho. Pero, mientras que la mayoría de la gente reconoce que el racismo todavía existe, no creo que la gente piense realmente que la época de Jim Crow pueda volver en ningún momento.

Supongo que es por esto por lo que ha habido tan poca indignación cuando el Tribunal Supremo abolió parte de la Ley de Derechos de Voto el año pasado, y algunos gobernadores de estados empezaron a jugar con sus prácticas de voto para suprimir el voto de las minorías.

Una táctica popular ha sido pasar leyes que prácticamente requieren que un ciudadano tenga que tener una licencia de manejar para votar.

Estas leyes virtualmente garantizan que los ciudadanos sin una licencia de manejar – la gente que monta en autobuses – lo tengan difícil, si no imposible, para votar. Y así es como las personas de color, las personas con discapacidades y los ancianos se verán privados del derecho al voto en el siglo 2, si no se hace nada.


¿Integridad?

Oh, ellos dicen que no tiene nada que ver con el racismo – simplemente es la forma de asegurar la integridad de nuestro proceso electoral. Suena razonable, ¿verdad?

Bueno, ellos también tenían “razones razonables” para la segregación en 1955 – pero el sistema aún era racista e inmoral.

Nadie debería dejarse engañar por palabras que suenen razonables y que tienen el efecto de negarle a alguien sus derechos básicos. Las leyes de documentos de identificación  (IDs) de votantes son simplemente tan racistas e inmorales hoy en día como las pruebas de alfabetismo lo eran para los votantes durante la segregación.

Esto es por lo que una nueva ley, la Ley de Enmienda de los Derechos de Voto del 2014, presentada en el Congreso por los Representantes Jim Sensenbrenner R-WI y John Conyers, D-MI, es tan importante. Esta legislación devolverá las protecciones vitales que el Tribunal Supremo eliminó.

Así que le ruego que les diga a sus senadores y representantes en el Congreso que usted apoya la Ley de Enmienda de los Derechos de Voto del 2014, y que les pida que ellos la apoyen también. Nuestro derecho a votar es demasiado importante para dejar que desaparezca.


Por favor visite www.atu.org  para más información y las últimas noticias de ATU.