Media Center

Considere, si lo desea, lo siguiente…

Un operador/conductor de autobús entra en el estacionamiento de la empresa. Un rayo infrarrojo escanea la placa de matrícula y la compara con una lista computerizada de vehículos autorizados. El lugar para estacionarse preasignado registra que él se ha estacionado en el sitio correcto.

Cuando llega a la sala de taquillas, el operador golpea ligeramente con su cartera, que tiene su documento de identificación, en un lector automático que lo identifica, abre la puerta del elevador/ascensor y le permite acceder a un piso designado.  En la ventana del despachador un computador registra la hora a la que llega y la almacena en su archivo personal, Si no ha llegado a tiempo, su nombre aparecerá marcado como una excepción en la pantalla del despachador.

El operador coloca su mano en un receptáculo rectangular especial para verificar la “aptitud para el trabajo”, que está situado sobre la ventana. El despachador lee la presión arterial, y los niveles de colesterol, glucosa, alcohol y otras drogas en su sistema. No se identifica ninguna excepción en estos niveles. El operador procede hacia el área de almacenamiento de autobuses.


La computadora realiza varias tareas

El operador golpea ligeramente con su tarjeta de identificación el lector que está en el dispositivo de cobro de billetes del autobús, lo que hace que la computadora ponga en marcha distintas tareas. Instantáneamente, el asiento y los espejos del operador se auto-ajustan a sus posiciones predeterminadas de seguridad y comodidad, se ajusta la radio y el dispositivo de cobro de billetes del autobús se conecta. Si se encuentra que la presión de una llanta/rueda está un poco baja el autobús infla la llanta con aire de las bombas/fuelles. Verifica los niveles de líquidos, pero una persona puede que tenga que rellenar el aceite, si es necesario.

Al entrar en el patio, el operador verifica tres pequeñas pantallas de video en el panel de instrumentos que enseñan los puntos ciegos, que pueden verse ahora debido a las cámaras montadas en los laterales y la parte de atrás. Las ventanas del autobús se auto-ajustan para proteger a los ocupantes de los rayos ultravioleta del sol y ayudar al sistema de control de clima del vehículo.

Desde este punto en adelante la única responsabilidad del operador es manejar el autobús dentro de su ruta y
a tiempo.

Después, una mecánica – una veterana de la Guerra de Irak – llega al estacionamiento. Se escanea su placa de matricula, ella golpea ligeramente con su documento de identificación, pone su mano en el receptáculo que indica su aptitud para trabajar.

Ahora se aleja de la ventana preparada para trabajar.

La camioneta de Herramientas-Que-Encajan (Snap-On-Tool) entra en el estacionamiento. La mecánica mira dentro y ve un guante extraño que tiene un pequeño artilugio unido a la palma. El vendedor inserta la hoja de un destornillador en el artilugio, cierra su mano y la hoja se pone en acción zumbando. El vendedor abre su mano y la hoja se para. El vendedor le pasa el guante y le hace señas para que lo pruebe. Ella se queda sorprendida de la cantidad de destreza que permite y de que no necesite baterías.


El futuro se hace en el presente

¡Usted se RÍE! ¿Usted dice que esto nunca sucederá? Pero, la tecnología existe ya hoy.

El futuro es donde viviremos el resto de nuestras vidas.  El futuro se crea en el presente. ¿Qué tendremos que saber para hacer nuestros trabajos en el futuro? ¿Qué vamos a hacer para asegurar que es el futuro que nosotros queremos?


Por favor visite www.atu.org  para más información y las últimas noticias de ATU.