Media Center

Vehículos Autónomos, AV, El Autobús Sin Conductor. ¿Un Fin para el ATU?

Hay mucha especulación sobre el desarrollo de autobuses sin conductor. Algunos piensan que ya están aquí. Otros piensan que aún quedan 30 años porque faltan desarrollos en infraestructura necesarios, que se tomarán ese tiempo en desarrollar para hacerlo un éxito.

No lo sé. Estoy de acuerdo en que tomará tiempo desarrollarlo. Pero no podemos dar por sentado que nuestra industria y nuestros trabajos están a salvo. Primero, ese jefe amigable que todos tenemos estaría feliz de tener un sistema sin conductores. En segundo lugar, ahorrará un montón de dinero. En tercer lugar, los desarrolladores de la nueva tecnología se harán muy ricos.

Hay grandes fuerzas detrás de esto. 

¿Y qué hay con los trabajadores?


Estamos desarrollando una estrategia

Si no tomamos nuestro lugar en la discusión, nuestro futuro no será la preocupación de nadie. Así que debemos sopesar, y lo haremos. Estamos desarrollando una estrategia a través de la próxima convención para salir de esto.

Pero, el panorama más amplio es uno de los desarrollos tecnológicos continuos en todas las industrias. Y en todas las industrias, habrá desplazamientos masivos de trabajadores.

No podemos permitir que los propietarios de las tecnologías obtengan todos los ingresos en ese mundo. Por lo tanto, aquí hay algunos pensamientos.


Un Comienzo
  1. Debemos limitar las horas de trabajo semanal a 20 horas. La paga debe permanecer igual a la de 40 horas por una semana laboral de 20 horas. Los empleadores pueden permitirse esto, ya que los robots harán el trabajo restante.
  2. Todos los empleadores deben capacitar a empleados actuales para llevar a cabo estos trabajos de alta tecnología.
  3. Todos los autobuses sin conductor deben tener un encargado para llevar a cabo todas las funciones críticas que no son el conducir – primeros auxilios, asistencia a pasajeros con discapacidades, averías y fallos de funcionamiento del autobús - que se realizan diariamente. 

Al final, como los puestos de trabajo y los trabajadores se sustituyen por máquinas, necesitamos una forma de compartir en la economía que sin duda está viniendo.

Esa es la verdadera pregunta central, no si ¿vamos a trabajar? La pregunta es ¿vamos a compartirlo?